Esto es Suiza

En una una extensión geográfica similar a la de Catalunya en España y un poco más pequeña que el departamento de Casanare en Colombia se hablan cuatro idiomas oficiales y se confederan 26 ‘países’ que se mantienen fuertes aislados de la zona euro.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

He aquí las palabras con las que hubiera descrito este pequeño país europeo antes de conocer en Barcelona al primer suizo en mi vida: relojes, chocolates, vacas, neutralidad, asilos políticos, organización, bancos y riqueza.

Mi descripción hace diez años, tiempo que llevo viviendo en Europa, era más bien patética: Idioma oficial: el suizo. Ubicación geográfica: desconocida, pero probablemente vecina a Suecia. Orografía: montañosa y abundantes praderas, claro como las de Heidi*.

Admito mi ignorancia segura que muchos latinoamericanos o europeos todavía no saben mucho más de lo que yo sabía antes de tener un contacto con esta particular nación y  más de una vez han confundido su gentilicio de suizos por suecos.

Hace nueve meses vivo en Courrendlin, una pequeña ciudad de 2.500 habitantes, situada al lado de Delémont, capital del Jura, vigésimo sexto y último cantón del país. Precisamente comenzaré por aquí, deteniéndome en su composición política, una de sus tantas particularidades a descubrir.

Cuatro lenguas oficiales y 26 ‘países’ confederados

En vez del inexistente suizo, la Confederación Helvética reconoce cuatro idiomas oficiales: el alemán, el francés, el italiano y el retrorromance o también  llamado romanche. Además existen dialectos como el Suizo alemán de Zurïch o de Berna y algunos otros derivados del francés que son menos utilizados. También puedes encontrar ciudades completamente bilingües donde dependiendo de la zona que habitas se habla un idioma u otro, entre ellas: Berna, Friburgo, Valais donde se aprende  alemán y francés. Por su parte, los Grisones es trilingüe y hablan alemán, romanche e italiano.

Se preguntarán ¿cómo lo hacen? En la práctica no resulta tan complicado para ellos. Cada cantón tiene su lengua oficial que desde pequeños aprenden en la escuela, además de estudiar, como mínimo, otro idioma del país.

En cifras, el alemán es la lengua materna del 72,5% de los nacionales suizos y tiene conocimientos de ella hasta el 80% del total de la población de Suiza. El francés es la lengua del 21% de los ciudadanos suizos y hasta un 50% de su población tiene conocimientos de este idioma.

Sin lugar a dudas el alemán y el francés son las lenguas más utilizadas en la economía, la cultura, la política y la enseñanza del país.

Todo esto me hace recordar Catalunya y su lucha histórica por conseguir sea reconocida su lengua. Tal vez si España desde el inicio no hubiera intentado aniquilar el catalán y hubiera respetado la cultura y los idiomas de cada región, el sentimiento de los catalanes verso al estado fuera distinto. Bueno, esa es otra historia.

Otra particular del país, teniendo en cuenta su área geográfica (casi tan grande como Cataluña y un poco más pequeña que el departamento de Casanare en Colombia) es su distribución política.

Suiza es una confederación de unidades territoriales denominadas cantones, cada una comparable a un país, por eso es también denominada Confederación Helvética.

Los cantones constituyen el ente político y administrativo sobre el que se construye el Estado nacional suizo, de carácter fuertemente federal. Toda competencia no atribuida expresamente por la Constitución Suiza a la Confederación pertenece a los cantones, que a su vez deciden qué competencias asignan a sus municipios, lo que da lugar a una gran heterogeneidad en el grado de autonomía.

Se gana más se paga más

Desmontando un mito, si bien es cierto que un empleado suizo suele ganar  tres o cuatro veces más de lo que gana un empleado en España, este sueldo es entregado sin hacer ningún tipo de deducción, es decir, sin haber hecho ningún aporte por el costo de los servicios de salud (Sanidad Pública en España ó el antiguo Seguro Social en Colombia) ni a los impuestos, ni a los seguros obligatorios de hogar que impone el Estado, hecho que en definitiva disminuye notablemente ese astronomico salario.

Es como si todos los aportes te los ingresaran a tu cuenta mensualmente y después tu debes ir pagándolo mensual o semestralmente al Estado por los servicios que te ofrece. También es cierto que luego de haber pagado tus aporte el salario resulta más elevado que la media europea, pero debes contar que TODO, especialmente el ocio, cuesta hasta dos o tres veces más que en el resto de Europa.

En definitiva, vives cómodamente si te olvidas de: bajar cada día a tomar cualquier cosa en el bar con los amigos, ir con frecuencia a cenar a un restaurante con tu pareja y tomar el servicio de taxi, entre otras cosas que suelen salir extremadamente costosas.

Paraíso: ¿fiscal?

Otro tópico mundial son las famosas cuentas suizas. Atraídos por el llamado secreto bancario instaurado en el país, muchos millonarios han depositado sus riquezas en bancos suizos, lo que sin lugar a dudas ha favorecido el crecimiento económico suizo.

Esta ley es una de sus principales fortalezas económicas y por su puesto, tiene grandes contras. De momento, las fuertes presiones internacionales sólo han conseguido que Suiza ceda en ciertos casos, abriéndose a la posibilidad de colaborar con las agencias tributarias de algunos países o la justicia internacional, pero no han logrado tambalear la fuerte barrera que la diferencia de la banca mundial.

Entre sus contras, probablemente se encuentra la falta de control que la oficina de impuestos nacional puede hacer a sus contribuyentes, nacionales o extranjeros, ya que el ciudadano debe declarar su riqueza y el Estado no puede conocer a través de sus bancos la información exacta de eso que dicen tener. Sin contar que los grandes narcotraficantes, dictadores y delincuentes mundiales han protegido y siguen protegiendo su riqueza en muchas cuentas suizas a las que nadie puede acceder.

Precisamente por su riqueza, su espíritu cívico y su perfeccionismo, ciertos tópicos suizos suelen ser ciertos. No deja de sorprenderme su capacidad de organización en la esfera pública y privada, su sistema de educación escolar y profesional que contempla la posibilidad de una formación técnica y/o artesanal que puede avanzar hasta el nivel universitario y su diversidad de idiomas.

Todo ello sin olvidar el encanto de sus poblaciones, fruto de la esmerada cura por sus jardines, la belleza de sus países alpinos o de verdes praderas, cascadas, lagos, ríos y riachuelos que encuentras repartidas en sus 42.000 km2 de extensión.

*Heidi es el nombre de un libro infantil de 1880 de la escritora suiza Johanna Spyri y que fue llevado por primera vez a la televisión por productores japonés en una serie de dibujos animados. La novela recibe el nombre del personaje protagonista de la historia, Heidi, una pequeña niña que vive en los Alpes suizos cercanos a la frontera con Austria.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lo más reciente y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Esto es Suiza

  1. El Morenazo dijo:

    buen aporte y buen articulo, informaciones como esta ayudan mucho y enriquecen el conocimiento sobre las cosas que uno cree saber y no estar ni aun ápice de cera..un saludo amiga mia

  2. LALLY MELGAREJO DÍAZ dijo:

    Muy interesante e ilustrativo, brindándonos un conocimiento más real, con una visión en contexto, que despierta el interés por conocerlo y de pronto, formar parte de esa torre de Babel con Ytantos idiomas… Y yo hablando Españollllllllll.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s