Contra la memoria de pollito

Borgo a Mozzano, un pueblo toscano poseído por la leyenda

Como muchas fiestas comerciales sueles recordarla una semana antes de su inicio y olvidarla 24 horas después. Comercial, porque en todos los países que no han tenido una historia ligada a las tradiciones célticas Halloween se ha popularizado sólo como una excusa mercantil. Motivación, probablemente seguida por los emprendedores que convirtieron a Borgo a Mozzano en la sede italiana de esta fiesta, que a mi juicio no demerita sus resultados.

Cada año el pueblo de la provincia de Lucca, durante tres días, acoge 40.000 espectadores, gracias al esfuerzo de una población que adoptó esta celebración, la enriqueció con leyendas locales y la convirtió en todo un acontecimiento popular, acogido por la belleza misteriosa de sus estrechas calles, casi sacadas de una película de vampiros.

La fiesta de Halloween se ha puesto de moda hace pocos años. Los suficientes, para que este presente durante toda mi vida. Primero porque es mi cumpleaños y segundo porque si viene de Estados Unidos se pone de moda en Colombia y en el resto de América, no olvidemos que es un continente y no un país.

Me he visto disfrazada de todo, bruja, bailarina, cumbiambera, india, etc. Lo ratifica el registro minucioso de mis padres, que cada año estampaban la imagen de la nueva caracterización. Recuerdo salir con mi hermano mayor, de la mano de mi madre, a pedirle dulces a nuestros vecinos, recorriendo las calles de mi barrio en Barranquilla.

Encontrar una celebración que superaban mis recuerdos infantiles, muy cerca de Pisa, fue toda una sorpresa. En Borgo a Mozzano celebran Halloween a lo grande. Desde el 29 hasta el 31 de octubre ofrecen conciertos gratuitos, actividades para los niños, espacios para bailar, atracciones como el pasaje del terror, stands de cerveza, comida rápida, souvenirs y una decoración fashion macabra en cada rincón del centro histórico, en fin, una celebración que también recordarán muchos ragazzi italiani como algo suyo.

Mi madre siempre me decía que tengo memoria de pollito, un símil que equipara mi capacidad de recordar con  el tamaño del pequeño animal. Tiene razón, la memoria es una destreza que no me he preocupado por cultivar. Por eso antes que olvide todo lo que vi, se los cuento.

En Italia esperé encontrar, como en España, la típica fiesta de discoteca, en su lugar, encontré una celebración que se nutre con leyendas locales, atribuyéndose un estrecho ligamen con lo arcano y el misticismo. Sobre todo porque el escenario ayuda.

Desde el siglo XIV se alza su famoso Puente del Diablo. Según la leyenda fue construido mediante un pacto con Lucifer y un constructor incapaz de terminar la labor encomendada. Luego entra en juego la imaginación de una asociación, formada por un equipo creativo que cuida cada detalle de la organización y que ha conseguido convertir su proyecto en la primera y gran Halloween Fest d’Italia.

La idea partió de la motivación de un vecino de B. A Mozzano que después de vivir años en Nueva York y seducido por el cortejo místico del 31 de octubre, regresó a su tierra y en 1993 emuló, junto con otros apasionados, esta fiesta.

Al llegar, a la estación de tren no me imaginé que estaba en el lugar correcto. Una vieja estructura te da la bienvenida. Dos carteles colgados con los horarios de los trenes, la maquina de timbrar el billete, una banca para tres personas y poca cosa más. Ni un alma.

Segundos bastaron para escuchar la música de los puestos de comida, principalmente de hot dogs, patatas fritas y panini ubicados justo detrás de la estación. Después sentí el ambiente de la fiesta: callejones decorados con los carteles de un diseño exquisito, un circuito de altavoces que emiten música misteriosa en todo el pueblo, una pantalla gigante en la plaza principal donde se proyectan partes de películas de terror, stands que venden cerveza, tarimas de conciertos, estructuras públicas que se convierten en pequeñas discotecas con música y rincones que ocultan obras que describen una leyenda. Además tienes atracciones como el pasaje del terror y muchas más que se recogen en el programa publicado en su web.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Lo mejor se guarda para el 31 pero preferí pasar el 30, ahuyentada por la meteo que anunciaba mal tiempo. Vi pasear a familias enteras disfrazadas para la ocasión y a cientos de coches que luchaban para encontrar un sitio donde aparcar.

La música, el desfile, el show, acaba a las dos de la mañana. Las plazas del centro del pueblo, fácilmente recorrido en una hora, esperan sin prisas a que inicie la evacuación de las almas saciadas con vino, cerveza y diversión. Probablemente mi memoria de pollito olvidó muchos detalles dignos de contar. Por eso es mejor que el próximo año lo comprueben tomando un vuelo de Ryanair y un tren desde Pisa hacia el pueblo del horror. Sino llueve, recuerden que estamos en la Toscana.


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lo más reciente y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Contra la memoria de pollito

  1. Tavito dijo:

    Sabes que si me acuerdo mucho cuando saliamos a pedir dulces cuando niños, pero mas que eso me acuerdo de un dia, creo ya en la Universidad, que mi mamá te ayudó a disfrazar de la chilindrina……será que si te acuerdas??. Bueno, te quiero mucho y te extraño otro monton.

  2. Hi,hi,hi de Chilindrina, es verdad. Besitos!

  3. Lally Mlgarejo D. dijo:

    Lo que describes de la celebracion de Borgo a Mozzano me parece facinante y muy interesante, lo tendré en cuenta para cuando programe mis próximas vacaciones.
    Y en cuanto a lo de memoria de pollito que mereció el título de tu crónica, si recuerdas eso, ya superaste al pollo, ja, ja, ja… y me alegro por ti.
    Me alegra además, que vivas nuevas experiencias, que las disfrutes y te sirvan para la vida.
    Lamento la ilógica pérdida de tu amiga, pero recuerda que solo se adelantó para ir al sitio donde todos tendremos que llegar en el momento que Dios disponga .

  4. David Pino dijo:

    Excelente, esto es una gran demostración de como adaptar una celebración o costumbre ajena y hacerla propia sin quedarse en la simple imitación. Cruzastes el puente del diablo? Alguna vez estuve cerca de allí, fui a Lucca.
    Me gusta tu blog, permite descubrir otras realidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s